viernes, 15 de abril de 2016

(ENTREVISTA) Tus Amigos Nuevos: Lo impredecible de un triunfo moral


En una pequeña sala de ensayo, la banda se lanza a tocar. Hacen jamming, prueban ideas, y también juegan bromas y chistes difíciles de descifrar a cualquier espectador. Así funcionan Tus Amigos Nuevos: probando, fluyendo. Y ese proceso alcanza nuevas alturas en "Triunfo Moral", el disco que lanzaron en marzo pasado.

*Entrevista incluida en la edición 14 de Melómanos Magazine.

Por Felipe Retamal Navarro
Fotos por Natalia Soto Rodríguez

Es la feria Pulsar. Tus Amigos Nuevos (TAN) están en el escenario. De pronto a Leo Salinas se le corta una cuerda de su bajo, justo antes de que intercambie su instrumento con Manuel del Valle, uno de los guitarristas. En el momento, con la tensión y la adrenalina a tope, deciden ajustes en el setlist en función de lo que puede tocar Manuel con el bajo sin una cuerda. Así, tal cual.

Esa ocasión la banda la recuerda con cariño, pues ante la adversidad, el ingenio y las ganas pudieron más. Ese espíritu de dejarse llevar es algo que TAN ha desarrollado en sus discos: el sorprendente debut "No Sí Son" (2013) y "Triunfo Moral" (2015), su segundo largaduración lanzado en marzo vía Sudamerican Records.

Aunque "Triunfo Moral" ha tenido buena acogida, el paso del segundo disco siempre es difícil. Por las expectativas. Por las odiosas comparaciones. Pero la banda no se complica demasiado; confían en su trabajo: “Yo creo que no estamos tratando de hacer el primer disco de nuevo”, afirma Diego Lorenzini (voz y guitarra). “Ya nos conocemos más y todo, estamos haciendo otras canciones que son como la evolución natural, entonces estamos tranquilos”.

Pese a la seguridad, hubo desafíos en el camino. Uno fue sortear la partida del baterista Javier Chorbadjian, quien inició estudios en Europa. Aunque alcanzó a grabar el disco, la inminencia de su partida puso, en parte, presión en los tiempos de trabajo. Para ocupar su lugar en las presentaciones, la banda integró al baterista Cristián Aranda.

Otra novedad es la incorporación de Alfredo Barriga, a cargo del set de percusión. “Barry” -como es llamado por el grupo- tocaba con Leo después de los ensayos y la sintonía entre ambos era tal que éste le ofreció probar cómo sonaría con la banda. “En el primer disco, Leo hacía esas percusiones”, cuenta Diego. “Entonces en vivo él tenía que dejar de tocar y de repente se necesitaba otra ayuda”.

¿En este disco hicieron algún cambio en el proceso creativo? ¿Consideran que tomaron riesgos?

Manuel: Yo creo que fue más natural la evolución de los temas, porque al final el proceso creativo es el mismo. Juntarse, hacer jamming, alguien que llega con una idea y después se trabaja. Eso no ha cambiado. Siempre es un riesgo, no sabes lo que está pasando.

Leo: Respecto al primer disco, yo creo que está más rockero, pero también está explorando otras influencias. Hay un poco Brasil, también hay más punk. En el primero había otras percusiones y hasta teclado. En este no, es más al callo.

Algo que llamó mucho la atención de "No si son" fue la referencia a la cultura pop en las letras. ¿Por qué no seguir el mismo camino con "Triunfo Moral"?

Diego: Tiene cosas parecidas, pero hay una evolución. No vamos a cantar 'Baby boomers' de nuevo porque ya lo hicimos, pero estamos volviendo a jugar. Todas las letras son un desafío en sí mismo, no una fórmula. Hay que pasarla bien en las letras.

Manuel: El primero es un disco más documental, y el segundo es algo más abstracto a nivel de letras. Probablemente sean menos frases, pero con mucho más contenido, con más lectura.

"Triunfo Moral" fue grabado en Estudios Triana y en la producción estuvo la dupla de Pablo Infante y Arturo Zegers (Protistas, Survey Team). Se registró en sólo dos días, lo que implicó dificultades. “Las canciones las tuvimos que arreglar en muy poco tiempo”, cuenta Leo. “Habían varias que llevaban como dos años en carpeta y otras que salieron una semana antes de la grabación”. “Y hubo arreglos que terminamos de definir el día antes de grabar o el mismo día, incluso”, agrega Manuel.



¿Cuánto influyó la mano de los productores en el resultado final?

Manuel: Yo creo que a nivel musical no es tanto, pero a nivel de producción, de que el bajo suene rico, que la batería suene tal, estamos en otro nivel respecto al disco anterior que era como muy lo- fi. Ahora es súper estéreo.

Diego: Si uno es entendido va a decir: “Oh, que increíble cómo suena esto”. Pero si uno lo escucha sin saber mucho, es como: “Oye, pero este disco está grabado como con una grabadorcita, en el living”. Eso está bueno, me gusta. Además, nosotros tenemos una forma de tocar que tiene mucho detallito. Están las voces que cantan las melodías, pero también hay esas cosas como “¡uh!”, “¡ah!”, “¡un, dos, tres!”. Todas esas cosas eran súper importantes para nosotros.

Entusiasmo es algo que en general provoca una banda como Tus Amigos Nuevos. Por ello, pese al tiempo, hubo buena recepción de los productores a su trabajo. “Da la impresión de que en nosotros ven la posibilidad de probar cosas que hace tiempo quieren hacer. ¡Están chochos!”, resume Diego.

Es que la banda lo contagia. Con ese espíritu sacaron adelante esa noche de Pulsar; ese espíritu es el que los lleva a trabajar las canciones de la manera en que lo hacen; ese espíritu les permitió sacar adelante la grabación del disco. Ese espíritu incluso hace que alguna gente se suba a bailar al escenario durante sus tocatas. Es que ante todo, a Tus Amigos Nuevos les gusta lo impredecible.