jueves, 3 de diciembre de 2015

Rubber Soul: Cambiando las formas


Los formatos en que se ofrece la música son producto social de su tiempo, las exigencias del mercado y las necesidades de los artistas. Como hoy, en que el EP se hace cada vez más común, a mediados de los 60 el LP poco a poco se volvía el formato ideal para el rock. “Rubber Soul”, disco que hoy cumple 50 años, fue clave para ello.

Por Felipe Retamal Navarro

Los fans que llenaban con sus gritos el Shea Stadium, esa cálida noche del 15 de Agosto de 1965, hacían parecer que la carrera de The Beatles estaba en su punto más alto. Sin embargo, en su fuero interno, es probable que Lennon y McCartney tuviesen varias razones como para estar insatisfechos.

Estas no pasaban sólo por las crecientes y documentadas dificultades que la banda encontraba al salir de gira (mala calidad del sonido, el acoso constante, entre otras). Siempre competitivos, Lennon y McCartney estaban atentos a lo que pasaba en el mercado, y en 1965 escucharon cómo otros artistas presentaban interesantes propuestas.

Ese año fue particularmente fructífero: con “Mr.Tambourine man” The Byrds debutaban con su amable folk rock, y eran presentados como “la respuesta americana” a The Beatles. Bob Dylan, quien poco tiempo antes introdujo a los de Liverpool a la marihuana, ya iniciaba un cambio en su estilo con “Bring it back home”. Y los Beach Boys, lanzaban ese interesante álbum llamado “Today” que anticipó su mayor período creativo (lee reseña delo que ocurrió en el año 1965 en la edición 14 de Melómanos Magazine). Aunque interesantes discos, aún seguían la dinámica de entonces: rellenar espacio incluyendo covers, temas poco interesantes, e incluso conversaciones y chistes.

Ante el panorama, Lennon y McCartney subirían la apuesta. Para ello el formato del single, con que habían conquistado el mundo, ya no bastaba. Era necesario crear un álbum sólido y sin material de relleno de sus días de bares. Entonces recurrieron a las nuevas vivencias y sonidos que conocían por esos días.

El soul, en boga por los constantes éxitos que cosechaba el sello Motown, fue una influencia importante para el álbum. Tal vez no sea especialmente notoria, pero en ello reside su mérito: lograr que las referencias al soul suenen auténticas y muy al estilo beatle; quizás ello, y su capacidad para reírse de sí mismos, expliquen el nombre del álbum.

Temas como ‘Drive my car’ con su ritmo estimulante, la encantadora y con aire a los Four Tops ‘You won’t see me’, o ‘The Word’ con sus guitarras muy a lo James Brown, son exponentes del “soul de plástico”. También el ritmo y las frases melódicas de ‘Day tripper’ (Otis Redding hizo una gran versión del tema), single que junto a ‘We can work it out’ fue grabado en las sesiones del álbum.

Como el álbum fue grabado en una pausa entre giras, en Octubre de 1965, The Beatles sólo contaron con 4 semanas para acabarlo. Entonces, dedicados a trabajar en el estudio a tiempo completo debido a la presión, los arreglos de las canciones ganaron en calidad. Ejemplos se pueden oír en la estrafalaria introducción de piano tocada por McCartney para 'The Word', el piano grabado a doble velocidad para ‘In my life’, el sitar que George Harrison presentó al mundo occidental en ‘Norwegian Wood’, los dos bajos grabados para ‘Think for yourself’ (uno de ellos inundado en fuzz), la guitarra slide para ‘Drive my car’, entre otros.

También las letras de las canciones mostraron cambios interesantes, probablemente debido a la influencia de Dylan. Para alejarse de las clásicas canciones de amor, The Beatles probaron hacer de la canción un relato (‘Norwegian Wood’), a otras se les añadió un cierto tinte humorístico e ironía (‘Drive my car’), en otras se cantan miserias personales (‘You won’t see me’), e incluso se probó un ejercicio de nostalgia acerca del pasado (‘In my life’) , que quizás es el antecedente directo de lo que fueron canciones posteriores como ‘Strawberry fields forever’ y ‘Penny Lane’.

“Rubber Soul”, fue el primer trabajo de The Beatles en que aprovecharon al máximo las posibilidades de un LP, y les hizo entender que era este el formato en que debían expandir su interés. Quizás ello influyó en su decisión posterior de abandonar las giras, pero lo cierto es que con ese disco, los de Liverpool pusieron más atención a su obra. Un detalle: posteriormente nunca más añadieron covers a sus discos.

En USA, el álbum fue editado por Capitol Records de manera distinta a como se lanzó en Inglaterra y el resto del mundo; se excluyeron los temas ‘Drive my car’, ‘Nowhere man’, ‘What goes on’ e ‘If I needed someone’, y se incluyeron dos temas no usados en la versión americana del álbum “Help!”: ‘I’ve just seen a face’, que abría el álbum e ‘It’s only love’. Además, la versión de ‘I’m looking through you’ (joya desconocida del catálogo beatle) incluía una partida falsa. La idea de los ejecutivos de Capitol era ofrecer el álbum como “el disco folk rock” de The Beatles.

Sin embargo, a la banda molestaba bastante la intervención de sus discos por parte de la editorial en USA, lo que evidencia su creciente interés en proteger la integridad de su obra (de hecho desde “Sgt.Pepper’s” en adelante, las ediciones de Inglaterra y USA serían iguales). En ello, “Rubber Soul” marcó un primer paso, pues el rock poco a poco hizo del LP su expresión por excelencia, dejando el terreno del single a la música más comercial.

De allí rápidamente la competencia de calidad se trasladó al LP; Brian Wilson respondió a Rubber Soul con el increíble “Pet Sounds”, los Byrds empezaron su camino a la psicodelia con “5th Dimension”, y los Kinks comenzaron su período de aroma a campiña inglesa con ‘Face to face’. Es que estaba claro que los tiempos cambiaban, y las mentes creativas e inquietas hicieron necesaria un cambio en su forma de expresión.