viernes, 13 de noviembre de 2015

Reseñas Clásicas: No Doubt - Tragic Kingdom (1995)


El pasado 10 de octubre se cumplieron 20 años del lanzamiento de uno de los álbumes más llamativos y originales de la década del 90. Lo que nació como un proyecto ska influenciado por bandas como The Specials y Madness terminó revolucionando un género, creando un mezcla perfecta entre una hilarante voz y el choque de un montón de sonidos, voces y armonías.

Cuando terminaron su tercer álbum de estudio el año 1994, No Doubt estaba compuesto por su vocalista Gwen Stefani, Tom Dumont (guitarra), Eric Stefani (piano y teclado), Tony Kanal (bajo) y Adrian Young (batería), además de once músicos que los acompañaron con otros instrumentos, apoyando sobre todo con los bronces.

La gracia de No Doubt recae en que se atrevieron a combinar el ska con ritmos como el rock, el punk y el pop. Lo primero se ve en la mayoría de las canciones, desde el comienzo con 'Spiderwebs' -que tiene un ritmo pegajoso y una intro que hace recordar al ska más vieja escuela, algo más caribeño que lo acostumbrado, armónicos en la guitarra, juegos de voces y un vibrante riff que acompaña el resto del tema-, hasta 'Tragic Kingdom', que comienza con una musicalización que rememora a Mr. Bungle, aunque se desenvuelve de una manera mucho más oscura, dando un redondo cierre al disco.

¿Highlights? Varios, y 'Excuse Mr.' tiene que ser uno de ellos. Canción directa, con una voz delirante que se maneja y juega en diversos niveles, cosa que definitivamente se roba toda la atención. Hacia la mitad, la historia cambia, transformando el ritmo rockero en un enjambre de bronces que emulan ritmos circenses. Brillante por donde se le mire.

Claramente no se puede olvidar la celebrada 'Don’t Speak', himno al desamor. 'Just A Girl' tampoco se puede quedar en el tintero: simple, al hueso, con una letra sencilla y con un interesante efecto en la guitarra, que tiende a cambiar la clásica dirección asegurada del punk rock convencional. Se entiende por qué fue escogida como single.

'Happy Now', 'Different People', 'The Climb' y 'Hey You' también marcan una gran diferencia en el disco. La primera, en toda su potencia, posee una guitarra principal que es bastante melancólica, lo que la hace bastante especial. En el caso de 'Different People' se resume de manera perfecta lo que intenta transmitir el álbum: Una juguetona línea de bajo, constantes segundas voces que le entregan más fuerza a la voz de Gwen, unos bronces que adjudican dinamismo, varios cambios de ritmo y solos de guitarra. Todo.

'Hey You' lleva directo a Inglaterra, al brit pop y a Blur, aunque sí existen algunos rasgos distintivos que devuelven a sus raíces americanas. 'The Climb', por otro lado, es la perfecta balada más rockanrollera, la que se dispara con una voz que disminuye su característica juegueteo para entregar una súplica certera, sensual y veraz.

Los californianos se consolidaron con uno de los mejores discos de los 90, básicamente por su valiente propuesta. Ahora, dos décadas después, "Tragic Kingdom" sigue siendo un álbum entretenido, dinámico y cargado de una fuerza bastante particular; fuerza que se fue perdiendo a medida que pasaron los años pero que no empaña la trascendencia de este álbum. No Doubt eligió atreverse y puso en práctica una fórmula que, definitivamente, no tenía cómo pasar desapercibida.



Artista: No Doubt
Disco: Tragic Kingdom
Sello: Trauma Records
Fecha de Publicación: 10 de octubre de 1995








Por Mel Vargas