miércoles, 9 de julio de 2014

Reseñas: Ases Falsos - Conducción (2014)


Uno tiene toda la vida para hacer el primer disco”, dijo alguna vez Jorge González. “Pero sólo un año, para el segundo”, agregó. La urgencia, y las exigencias: a eso es lo que apuntaba el ex prisionero. Para Ases Falsos, pasaron dos años desde su celebrado debut con “Juventud Americana” (2012). Sin embargo, el paso del tiempo y las dificultades en el proceso de grabación del segundo disco -paradójicamente- fluyeron hacia una actitud de calma. Por ello, “Conducción” es una postal de esa actitud: detalles y nuevos caminos es lo que ahora ofrece el grupo en un disco muy bien logrado.

Como avisando lo que vendrá, “Conducción” abre con la suave flauta traversa de Paola Garrido. Es que la incorporación de nuevos colores y timbres es parte de una apuesta por presentar canciones con mayor riqueza en los arreglos. No es casualidad: el trabajo del tecladista Francisco Rojas en los arreglos de cuerdas, y la presencia del guitarrista Martín del Real compartiendo créditos con Cristóbal Briceño, ofrece mayores posibilidades para el lucimiento de las canciones, y la intensa forma de cantar del vocalista (por ejemplo, en 'Mi ejército'). También se hace notar la exploración en formas rítmicas, en las que la influencia de la música negra fluye enriqueciendo las canciones (el sabor a funk de 'Al borde del cañoñ', la delicadeza soul de 'Plácidamente'). Otras canciones dan paso a capas de sonido y una atmósfera más íntima ('Niña, por favor', 'Una estrella que se mueve').

Aunque a ratos se extraña el sentido de urgencia del primer álbum, hay ciertos aspectos del mismo que se mantienen como continuidad, pero desde otra perspectiva: las historias y referencias a personajes (como Osama Bin Laden en 'Bora Bora'), los guiños a la actualidad (aunque esta vez, acotado a momentos como 'Yo no quiero volver' o en 'Búscate un lugar para ensayar') y, por cierto, las referencias románticas ('Ivanka').

Se trata en definitiva de un disco en que la actitud reposada permite que destaquen mejor sus propuestas; como apelando a que el oyente lo deguste. La ambición no se vuelve pretensiosa: fluye y se hace partícipe. Es una buena respuesta ante el dilema del segundo álbum. Búscale un lugar para sonar.



Artista: Ases Falsos
Álbum: Conducción
Año: 2014
Sello: Quemasucabeza

Por Felipe Retamal Navarro