domingo, 27 de julio de 2014

Entrevista #SP2014: Como Asesinar a Felipes


Este año, el ciclo de conciertos Sesiones Perdidas vuelve el lunes 28 de julio, con un prometedor set del siempre arrollador y cautivante grupo Como Asesinar a Felipes.

Con cuatro álbumes bajo las mangas y una efervescente amalgama de hip hop, jazz y rock, CAF dará inicio a la primera de cuatro noches que contempla el programa, junto a DeMentira.

En anticipación a su presentación, nos reunimos con Felipe y Sebastián, baterista y bajista de la banda respectivamente, para conversar sobre qué es lo que se viene en la presentación y ponernos al día con el estado del grupo.

Vamos partiendo. Están trabajando en nuevo material con Billy Gould de nuevo, ¿cierto?

Ambos: Sí.

¿Qué gatilló esta decisión de trabajar con Billy? ¿Tenían algún otro productor en mente? ¿O algún colaborador?

Seba: Lo que pasa es que ahora tratamos de hacer todo mucho más directo [con Billy]. En “Comenzará de nuevo” trabajamos nosotros acá y él allá [en Estados Unidos]. Nos mezcló y produjo el disco. Ahora ingresamos al estudio de los Faith No More y grabamos el nuevo disco allí. Esto está inmerso dentro de una gira que nos pegamos a Estados Unidos y México. Ahora estamos viendo el resultado del disco nuevo y se nota el avance, porque trabajamos más directo con él, cuerpo a cuerpo.

Felipe: Principalmente fue porque estábamos dentro de una gira que hicimos por California, entonces, en esa vuelta aprovechamos que teníamos unos días libres para grabar ahí nuestro disco. En estos momentos se está mezclando allá y la idea es sacarlo en vinilo. Sería nuestro primer vinilo oficial. Estamos muy emocionados por eso.


¿Y cómo estuvo la experiencia de trabajar tan cercanamente con él?

Seba: Hasta el día de hoy en la historia de los Felipes nunca habíamos trabajado con un productor, siempre éramos nosotros cinco los que hacíamos todo, llegábamos al estudio a grabar y estaba todo listo. Después en la producción del sonido, siempre uno se va basando en el trabajo y la experiencia de los ingenieros en sonido con los que hemos ido trabajando. Con Billy Gould se produjo sólo el sonido en “Comenzará de nuevo”, y ahora hubo un trabajo más avanzado porque estábamos ahí mismo en su estudio. Billy es una persona bastante respetuosa, que se involucra pero sólo te trata de sacar tu rollo, y no te trata de variar tanto tu proyecto. Más que nada, la relación que tenemos con él es que es el dueño del sello [Koolarrow Records], y él nos apoya como sello. Ahora estamos en el proceso de mezcla y de masterización de todo lo que es el quinto disco, y nos ha aportado bastante en el sonido.

Felipe: Como somos nosotros y la música que hacemos, nuestra filosofía es que lo más importante es nuestra música y la protegemos mucho, entonces no es muy fácil que alguien se meta y empiece a decir “no, hagan esto aquí, cambien esto, canten esto, hablen de esto”. Siempre hemos peleado por nuestra libertad, que en esta época es tan difícil de encontrar. La única que yo creo que tenemos son nuestras canciones, entonces aprovechamos esa libertad al máximo. Nunca nos ha gustado mucho que se meta gente. De hecho nunca hemos siquiera pensado en productores que se involucren tanto en cuanto a las canciones. Sí en el sonido, alguna que otra idea, cosas pequeñas, pero nunca hemos trabajado con productores y por cómo somos veo difícil que vayamos a trabajar con algún productor a futuro.

Tuvieron la oportunidad de trabajar en Estados Unidos. ¿Qué les pareció la experiencia? ¿Alguna anécdota que puedan contar? ¿Les influyó de alguna manera el entorno al que estaban expuestos, en la visión artística?

Seba: Claramente influye el entorno. Andábamos súper prendidos como personas naturales, por decirlo de alguna manera, más que como músicos. Nos fuimos de gira, cambiamos un intérprete, y Gabo, que entró ahora, es mucho más prendido. Le metió mucha energía positiva al proyecto, estaba metido en la composición de esta cuestión. Este mismo cambio de integrante a nosotros nos motivó así como “ya, hagamos al tiro un nuevo disco para incluir al nuevo integrante en la historia de los Felipes, inmediatamente”, para que él agarre experiencia.

Algo así como una nueva piel para la banda.

Seba: Sí, absolutamente, cambiamos la piel.

Felipe: Cortarse el pelo, tirarlo al río.

Seba: Nosotros hemos salido varias veces a eventos. Ahora fue una gira de casi un mes donde tocamos 6 o 7 veces, en tocatas bien importantes, con la grabación de un disco entre medio. Todo estaba pensado para que la banda creciera, y así fue. Billy Gould fue nuestro ingeniero, nuestro tour manager de casi todas las fechas, y manejó la camioneta. Nos ayudó en la gestión meses antes de la gira.

Felipe: Nos manejaba los almuerzos. Billy es una persona que disfruta mucho de la comida, y con un buen paladar. Partimos en un festival que se llama South By Southwest en Austin, Texas. Lo que puedo decir de la experiencia fue que a nosotros nos cargó. Piensa que en cinco días tocaban 2000 bandas. O sea, era como un “mall de bandas”, y en ese sentido somos algo “anti-mall”. Fuimos, tocamos, pero no disfrutamos tanto como, por ejemplo, en el asado que hicimos con la persona que nos recibió allá.

Seba: Hicimos un asado con los Perrosky, que también tocaban allá en SXSW.

Felipe: Nos alejamos de todo eso. Era una locura. Imagínate, estilo gringo, demasiada información para uno. Somos más bien retraídos. No era nuestro ambiente. En cambio, cuando fuimos a California nos encantó. San Francisco es una ciudad donde yo viviría, y nos gustaría radicarnos ahí en algún momento con la banda. Era una buena vibra, una ciudad súper tranquila.
Estando también en Estados Unidos, a mí, Felipe Andrés Salas Segura, me pasó que amé más Latinoamérica. Al estar fuera, pude valorar más nuestra cultura, nuestras diferencias.

Claro, porque se visita un país que es bastante homogeneizado en ese sentido de la cultura.

Felipe: Sí, pero nosotros estábamos en el barrio latino de California. Después fuimos a tocar a México. Ahí yo me di cuenta que nos parecemos mucho a los mexicanos. Vi que tenemos muchas cosas en común en Latinoamérica. Es algo súper potente. Me enamoré más de nuestra tierra.

También estuvieron en el festival Vive Latino. ¿Cómo estuvo eso?

Seba: Bueno. Era la última fecha de la gira y la única en Ciudad de México. Además era una fecha importantísima. También teníamos la motivación de tocar allá porque había mucha gente que nos pedía ir, y uno no tiene la posibilidad de llegar e ir así no más. Es difícil para nosotros. Entonces se nos dio esta oportunidad y las expectativas se cumplieron. En México existen muchos medios que cubren música. Como son muchos más que en Chile, el mercado es más grande. Unimos lazos con el sello Intolerancia, y estamos trabajando a futuro con ellos para poder seguir, volver a tocar allá, editar nuestros nuevos discos.

Felipe: También descubrimos que lo del típico mito, que se habla de que la música chilena es muy respetada afuera, se notaba mucho en México. Se veía en cómo nos trataban. Había hartas bandas y artistas chilenos ahí tocando; estaba Camila Moreno, Juana Fe, Los Tres y Ana Tijoux. Se nota que hay una onda especial entre Chile y México en muchas cosas, y en la música especialmente. Nos dimos cuenta de eso en la recepción de la gente, y como decía Seba, los medios de prensa. Estuvimos dando muchas horas de entrevistas. Cuando hay una banda de Chile al tiro paran la oreja. Eso habla muy bien de la música chilena.

Durante el año pasado su tecladista, Marcos Meza, se retiró de la banda. ¿Cuándo y cómo fue que se integró el nuevo tecladista, Gabo Paillao? ¿Cómo les afectó el cambio? ¿Incide esto en la presentación en vivo?

Felipe: Yo siempre estoy yendo a tocatas, y lo vi tocando con un rapero que es amigo de nosotros: Hordatoj. En un momento armó una banda y Gabo era el tecladista. Había llamado mi atención como músico, y cuando Marcos decidió irse de la banda, el primero que se me vino a la cabeza era él. Lo llamamos, nos contactamos y todo fluyó. Obviamente cuando Marcos nos dijo que se retiraba nos complicamos. Eran ocho años de trayectoria juntos y era la primera vez que se nos iba un integrante de la banda.

Seba: En un momento pensamos que iba a ser como una especie de hoyo negro difícil de salir, pero me sorprendí de mí mismo y mis compañeros de banda, ya que lo pudimos resolver muy rápido y la elección de persona fue certera.

Felipe: Como dice el dicho, “todo cambio es para mejor”, y aquí podemos dar fe de que así fue. Antes estaba bien, ahora está mejor.



Este lunes participarán en Sesiones Perdidas. ¿Cuándo los invitaron a participar de esto? ¿Qué esperan de esta presentación?

Felipe: Ni me acuerdo cuando nos invitaron. Lo teníamos agendado hace tiempo. Es un proyecto de Fondart, y conocemos a la gente de producción. Estas Sesiones Perdidas habían hecho una edición en 2012, a la que asistí como público en varios shows. Me gustó mucho la onda y tocaban bandas de mi gusto, entonces nos pusimos muy contentos de participar. Además, es en la Sala Master, que es un lugar muy especial para nosotros: ahí lanzamos nuestro primer disco el 2008, y hemos tocado todos los años ahí. Para ver música es una sala muy rica y muy íntima, y a nosotros nos gustan mucho los shows íntimos. Tal vez algo nuevo mostremos ahí.

¿Conocen a los artistas que van a estar en las presentaciones de SP de los próximos meses?

Seba: Yo tengo una cercanía con Martín Pescador. Con Ariel éramos compañeros en la escuela de música. Lo conozco como hace 15 años. No somos grandes amigos, pero le tengo cariño. Él se salió de la escuela, y se dedicó a otras cosas, pero volvió haciendo su música y eso es valorable. Tengo muchas ganas de ir a verlo.

Felipe: La persona que toca antes que nosotros, DeMentira, es Ariel Altamirano, quien hace nuestra gráfica. Él ha diseñado todos nuestros discos, nuestros afiches, lo conocemos hace mucho tiempo y lo consideramos un amigo. De hecho siempre decimos que es el sexto CAF. Ese es el nivel de relación que tenemos con él. También toca Kinética, Marcos Meza – para que decir la cercanía que tenemos con Marcos-, y cierra Akinetón Retard, que es una banda muy influyente para nosotros. Yo creo que todos la encontramos increíble. Lo que hacen ellos, que vienen haciendo hace mucho tiempo, es de vanguardia, experimental. Es una banda que nos encanta. Todas las fechas están buenísimas, pero en especial destacaría a Akinetón Retard.

Hablando de influencias, ¿ha habido algún artista en los últimos años que les haya producido algún impacto, o algo que los inspire? ¿Algún comentario que puedan dar al respecto sobre el estado de la música actual?

Felipe: Nosotros hablamos harto de música. El otro día conversábamos sobre lo desesperante que es no encontrar tanta música interesante hoy en día. Yo le he tratado de dar tantas vueltas al asunto como para entender el porqué, y creo que lo que se da que hoy en día es que estamos muy dominados por el mercado y el capital, entonces hay que producir lo que venda. La música más interesante, que suele ser experimental o menos comercial, está siendo dejada de lado. Obviamente hay mucha gente que hace música muy buena pero sólo en sus casas, o sin mucha atención de afuera, entonces no puedo hablar de ellos – tampoco los he escuchado. Nada me ha llamado la atención desde el 2002, o 2003. Suena muy fuerte decir que para mí la música murió ahí, pero es casi así. Es un poco triste que para encontrar algo original o que me reviente la cabeza tenga que remontarme al año 1974. Últimamente estamos escuchando mucho rock progresivo, ya sea Yes, Genesis, King Crimson, etc. Escucho esas bandas y para mí suena mil veces más interesante que lo que se puede escuchar hoy en día. Es todo una fábrica de salchichas, donde casi todas las bandas suenan igual. De que hay propuestas interesantes, las hay, pero bandas que vayan más allá, no hay muchas.

Seba: Yo también creo que en la actualidad debe haber muchas cosas que generen una propuesta musical atrayente para mí. Tiendo a no descubrir tanto porque siempre he tenido un gusto propio, personal, de escuchar música que hay hacia atrás. Sobre todo en los años 70’s. Ahí hay de todo tipo de rock, de pop, la música negra de aquellos tiempos, súper prendida. Últimamente he estado seis meses pegado sólo escuchando Yes. Yo nunca había ahondado tanto en Yes, y descubrí a este bajista, Chris Squire, y el sonido que le saca a su instrumento. Cuando estuvimos en Estados Unidos quise comprarme el mismo bajo que ocupa él. Siempre he tenido la mirada hacia atrás, porque igual vas encontrando cosas nuevas que nunca escuchaste. En la actualidad igual hay artistas que me van a atraer, pero el mundo ahora corre tan rápido y yo ya no me siento tan adolescente. No voy consumiendo las cosas que van pasando en la moda. Ahora estoy esperando que salga el disco nuevo de Tool, que es una banda que ha hecho sus mejores discos a finales de los 90’s [Lateralus, 2001] y mediados de los 2000’s [10,000 Days, 2006]. También me recomendaron el último disco de Mogwai, Rave Tapes, y me bajé un disco de una banda llamada BadBadNotGood. Son cosas actuales finalmente, que a uno le interesa.

Felipe: Cuando uno se va poniendo viejo cuesta más seguirle la pista a las cosas que están pasando ahora.

Seba: Te pegas más porque ahora tienes tus gustos definidos, y quizás no andas buscando tanto, a pesar de que nosotros somos busquillas.

Felipe: Hoy en día se le está dando demasiada cabida a una música pop que no propone mucho, una música más simplona, suave, rosada. Nada contra eso, pero todos están sonando igual. Yo escucho radio y es lo mismo que cuando voy al mall y acompaño a mi polola a una tienda. Está sonando la misma música. Algo tan insípido, que no te hace sufrir, o rabiar. Nada, es una banda sonora para día de compras. Encuentro que eso habla mal de la actualidad. Insisto, debe haber excepciones.

Seba: Y deben haber cosas rosadas que también son buenas.

Felipe: NO, son todas malas (risas).

Como para finalizar, además del material que están preparando, ¿tienen algún otro proyecto hacía futuro, como algún soundtrack, incursión en el cine, o proyecto solista de alguien en la banda?

Seba: Hay ideas que uno tiene en la mente de repente. Yo siempre he tenido ganas de montar una obra de danza con la música de la banda. Pero son sólo proyectos que uno tiene en la cabeza, porque me gusta harto la danza y creo que la música de los Felipes es bien lúdica y danzable. Entonces recuerdo ese proyecto y creo que sería bonito.

Felipe: ¿Proyectos paralelos? No. Gabo tiene un lote que se llama La Norte Ensamble. Él está empezando con ese grupo, son jazzeros. Vienen de la Conchalí Big Band, y están empezando de a poco a tocar en lugares. Pero nosotros ahora estamos con la cabeza y el tiempo muy en el disco, y no nos queda mucho tiempo como para pensar en cosas más allá de los Felipes.

*Más información de Sesiones Perdidas 2014 en este enlace.



Por Camilo Pérez Fernández