jueves, 12 de junio de 2014

Reseñas: Mac Demarco - Salad Days (2014)

No era una tarea simple para el cantautor canadiense Mac DeMarco el registrar un álbum que sucediera a uno de los discos más interesantes del 2012 (“2”), el cual ofreció una interesante colección de canciones cargadas de actitud naif, a medio camino entre un cantautor lúcido y el juguetón provocador desaliñado. Cabían entonces, algunas inquietudes ¿cuánto se atrevería a arriesgar DeMarco en su nuevo disco? En “Salad Days”, el canadiense intenta dar un paso hacia adelante, a partir de la madurez de la propuesta y la ampliación de sus horizontes creativos; y le resulta.

Las primeras canciones del álbum suenan como temas no incluidos en “2”, en los que DeMarco consolida un sonido distintivo: guitarras cargadas de chorus, con protagonismo de serpenteantes líneas melódicas (ahora todavía más), letras sencillas y ante todo, actitud despreocupada. 'Let her go', 'Brother', 'Goodbye weekend', nos ofrecen los momentos más “guitarreros” y más reconocibles. No obstante en esta entrega el canadiense suena menos compulsivo y disperso que antes, eligiendo dar más espacio a la canción. Por ello temas como 'Let my baby stay', 'Chamber of reflection', o la belleza orgánica de 'Treat her better' nos muestran un espectro de sonidos distintos (apelando al uso de otras formas rítmicas e instrumentos, como el sintetizador), en los que DeMarco acaba de comprobar la elasticidad de su propuesta, la falta de prejuicios y su notable capacidad compositiva para incluir referencias musicales muy diversas; desde los sonidos ochenteros, hasta la tradición guitarrera de los 60’s.

Otro aspecto interesante son las letras: directas, cotidianas y existenciales. Por ejemplo, en 'Salad Days' reflexiona sobre el paso del tiempo desde la resignación (“As i'm getting older/rolling through life/ to roll over and die”), mientras que en 'Brother', la monotonía y la abulia ("You’re no better off/Living your life/And dreaming at night/This much is true") se cuelan sin dramatismo, pero con claridad y aire a charla de amigos ebrios.

Sin dudas, Mac DeMarco firmó un disco bien logrado al facturar canciones más enfocadas, enriquecidas y accesibles, en que su carácter se hace algo menos protagonista, pero sin perder el esencial tufillo despreocupado. Un imperdible del 2014.





Artista: Mac Demarco
Disco: Salad Days
Año: 2014
Sello: Captured Tracks













Por Felipe Retamal Navarro