miércoles, 28 de mayo de 2014

Reseñas: The Black Keys - Turn Blue (2014)

El octavo álbum de estudio de The Black Keys tenía que ser algo especial, algo para lograr sobrepasar la altísima vara, millones de halagos y completa aprobación que dejó “El Camino” (2011).

Pero al parecer no lograron superarlo. A pesar de ser el disco número 1 de las ventas en Estados Unidos, “Turn Blue” no es un disco que marque un antes y un después en la historia de la banda, aunque no es una mala entrega. Para nada.

Si se quiere resumir, se puede decir que el último álbum de los de Ohio viene cargado de sentimentalismos. A diferencia de “El Camino”, que se distinguió por los ritmos pegajosos y entretenidos de un rock and roll maduro –pero con chispa-, Auerbach y Carney se dedican a concentrar ritmos más tranquilos y experimentar con un blues-rock que tiene un poco más de soul, a diferencia de la entrega anterior.

En “Turn Blue” hay que olvidarse de escuchar algo como ‘Lonely Boy’ o, si nos vamos más atrás, ‘I Got Mine’, clásico del “Attack and Release” (2008).


Acá los sones son más pasivos, con más melancolía, si se quiere. De hecho las canciones más “movidas” son pocas y nunca al nivel de lo que se escuchó en “El Camino”, o incluso en “Brothers” (2010). Y el “movida” va con un entre comillas mayúsculo.

‘Fever’, primer single lanzado para la promoción del “Turn Blue”, es considerada una de estas canciones. Es una de las más psicodélicas del disco y protagonista de su único videoclip hasta el momento.

El segundo single, ‘Turn Blue’, es una buena entrada para saber con lo que te vas a encontrar en el resto del trabajo. Ritmo fresco, coro tranquilo, muestra precisa del otro lado de los Black Keys, ese que se aleja de la distorsión en la guitarra y que vuelve a las raíces más bluseras de la banda.

Si nos adentramos en las once canciones del álbum, se nota que el viaje va a ser distinto a los acostumbrados con Dan Auerbach y Patrick Carney.

‘Weight of Love’, primera entonación del disco, tiene una duración de casi siete minutos (raro en los Keys) y una intro que adelanta lo que se viene. No es una mala bienvenida, sólo distinta a lo acostumbrado.

Los dos singles vienen juntos, track tres y cuatro, lo que se hace bastante raro por la diferencia de estilos entre una canción y otra, aunque siempre vista desde la óptica de la banda. No se llega a perder el hilo.

Los temas que suceden a los singles, se combinan. No todo es completamente nostálgico ni completamente motivador. Como explicaba, definitivamente no pierde el hilo, no hay un impacto que haga que te replantees lo que estás escuchando.

Pero ya hacia el final, viene uno de los bajones definitivos: ‘In Our Prime’. La canción, que empieza con un piano, avisa que va a ser un momento de reflexión, un hit para tu playlist de canciones para sufrir. Puesto en sencillo: ‘In Our Prime’ es a “Turn Blue” lo que ‘Little Black Submarines’ es para “El Camino”. Simple.

La placa concluye con ‘Gotta Get Away’. Es una canción que te hace rememorar el rock de los 70’s, ni siquiera tanto a los Black Keys. De hecho, si escuchas los primeros acordes no te imaginarías que es una canción de los estadounidenses. Ninguna posibilidad. Eso hasta que aparece Dan con su voz característica, la que recién se hace notar en un 100% hacia la mitad del disco.

La verdad es que la diferencia con los discos anteriores es mucha, pero no se pierde la esencia de la banda. Sigues escuchando los ritmos precisos y el toque blusero/rockandrollero/soul que caracteriza a los Black Keys, sólo que, esta vez, el enfoque es distinto.

Probablemente el próximo disco se parezca más a lo que acostumbrábamos. Quizás. Pero “Turn Blue” es, definitivamente, un disco para poner en un playlist más relajado, para bajar las tensiones y para disfrutarlo en calma.

No culpo a aquellos que se sintieron un poco pasados a llevar con este álbum a causa de la gran diferencia que tiene con “El Camino”. Pero para cambiar esa sensación escuche los otros álbumes y dese cuenta de que la cosa no es tan extremadamente distinta. Es sólo un cambio de ánimo, una vuelta al lado B del cassette. Nada más.




Artista: The Black Keys
Disco: Turn Blue
Año: 2014
Sello: Nonesuch













Por Mel Vargas