martes, 13 de mayo de 2014

Mos Def: Rap del mundo

Mos Def en Chile
Domingo 11 de mayo, Teatro Caupolicán

El de Mos Def es un caso especial. Desde fines de los 90s, el MC oriundo de Brooklyn desarrolló su carrera a un costado del foco principal del poderoso mercado americano, abriéndose paso por una vertiente del rap ligada al underground. Y pese a eso, en un lugar tan lejano de su cuna como Chile, se transformó en uno de esos referentes inapelables de todo un movimiento. Eso -en parte- explica el lleno total que se registró este domingo en el Teatro Caupolicán, en lo que sería su debut en tierras locales.

La espera por ver por primera vez en el país al hombre nacido como Dante Terrell Smith había sido larga y la expectación se sentía en el aire. Precisamente ese sentimiento fue el que recibió a Portavoz y luego a Hordatoj, ambos créditos nacionales que dejaron en claro a punta de talento y actitud el excelente momento que vive por estos días el Hip Hop local.

Después vendría una extensa y algo tediosa participación de los españoles ToteKing & Shotta, dupla que con ímpetu se situó en el escenario para desenfundar, en su mayoría, canciones de "Héroe" (2012), su último trabajo de estudio, lo que terminó en una tibia recepción del público.

Tras cerca de tres horas, las pantallas por fin anunciaban al plato fuerte de la noche. Y lo hicieron hasta que casi desapercibidamente y mientras por los parlantes sonaba 'Gracias a la vida', Mos Def apareció frente a todos con su característico micrófono entre las manos.

La escena no dejaba de ser llamativa: secundado sólo por un discreto DJ (que durante la noche tuvo más de un problema con las bases) y mientras atrás se pasaban escenas del clásico filme "Wild Style", el cantante se plantó frente a todos ataviado con los ropajes propios del Islam -más lentes oscuros y un trench- mientras se desplazaba con enérgicos pasos de baile entre paso y paso. Era Yasiin Bey en pleno y sin dudas.

Pero esta muestra sin tapujos de la nueva personalidad de Mos Def pareció dejar perplejos a varios que iban con la idea de ver al de 15 años atrás, cuando brillaba junto a Talib Kweli con la frescura de Black Star, o en solitario con el fundamental "Black on Both Sides" (1999). "Gracias, pero yo soy el jefe aquí", bromeó en español el artista cuando esa porción del público pedía a gritos canciones de esa etapa.

Lo cierto es que Yasiin Bey estaba sumido en lo suyo. Entre pistas de productores clásicos como J Dilla, DJ Premier y Madlib se colaban sonidos traídos de oriente que cada vez que aparecían desataban el frenesí del MC. El resultado era llamativo y estimulante, algo así como un fuerte destello resultante del choque cultural.

Así, entre esa amalgama pasaron canciones clásicas como 'Mathematics', 'Respiration', 'Umi says', 'Auditorium' y 'Ms Fat Booty', además de un anecdótico guiño con 'Views' al revalorizado grupo protopunk Death, en lo que fue una muestra más de las búsquedas del músico.

Hacia el final vendría 'Travellin’ man' y un extraño cierre con 'Wildlife', de Tony Williams, pero el resultado ya estaba claro: Mos Def llegó con su talento desbordante a presentar su nueva faceta y, de paso, protagonizó uno de los shows más extraños y cautivantes que hayan pasado por Chile en el último tiempo. Único.

Mira más fotos del concierto en este enlace.

Por Ignacio Silva
Fotos por Cristián Carrasco