jueves, 3 de octubre de 2013

Reseñas: Niño Cohete - Aves De Chile (2013)


Es difícil separar a Niño Cohete del imaginario que han creado con su música. Ese que nos muestra un sur idílico de bosques húmedos, omnipresencia natural o monstruos extraídos de fábulas infantiles. Todo eso es lo que su placa debut condensa, pero a la vez los lleva hasta sus propias fronteras y profundiza en el universo que habitan.

Desde su producción hasta su grabación, lo de “Aves De Chile” obedece a una lógica muy coherente. La elección de Fernando Milagros como productor es un acierto en todo el rigor de la palabra, ya que este parece entender a cabalidad lo que la música de la banda penquista busca provocar. Y es ello lo que acentúa, no escatimando en detalles a la hora de indagar más hondo en las raíces de una propuesta que si tenía un punto débil era la unidimensionalidad de su EP del 2012, pero que se ha visto profundizada en este lanzamiento.

La grabación en el Lago Lanalhue aparece, también, como otra acertada decisión que se extrapola en el terminado final; ya no sólo por la casi obvia referencia a la búsqueda perpetua de lo natural como inspiración. La creación de atmósferas se hace atribuible y palpable (‘Lanalhue’) tanto en lo emotivo como en la estructura que se disfruta en el disco a la estancia del grupo en este paraje.

‘El Bosque’ y ‘Cazando Lagartijas’ son los dos temas que abren el disco y resultan el vestíbulo idóneo para presentar los conceptos y formas que Niño Cohete utilizó. Sin escatimar en detalles, resuelven con gran precisión lo minimalista que muchas veces se torna el folk-pop, agregando pinceladas que forman hondas capas sonoras y controlan la delicadeza de las canciones. Provocando un vaivén emocional y atmosférico muy rico, la guitarra eléctrica aparentemente a cargo de Matías Pereira, dota al segundo tema de una vuelta de tuerca que enaltece el resultado. Por otra parte, el contenido de las canciones que hacen alusión al juego infantil de cazar lagartijas será un tema recurrente en el resto del disco haciendo constante mención a la parte lúdica de la niñez como en ‘El Escondite’ por ejemplo, con las líneas: “un, dos, tres por mí. Y por todos mis compañeros…”.

Y será esa convivencia entre lo brutal de la naturaleza y la inocencia atribuida a la niñez, la que irá definiendo en mayor o menor medida la identidad del disco. Una en que aves multicolores se regodean, mientras las percusiones de Joaquín Cárcamo se lucen (‘La Muerte’) o bien se da pie para la distensión que provoca ‘Osos y Cazadores’ con ‘Puerto Tranquilo’.

Pero si de distensión se trata, ‘Lanalhue’ consigue un tipo de epicidad muy particular, ya que se disminuye a sí misma para bajar por el espectro sonoro hasta perpetrar con una profunda emocionalidad. Muy propia de Sigur Rós, Niño Cohete torna suya esta cualidad y la traduce a nuestros parajes con mucha facilidad.

Un ritmo acelerado en clave country se vendrá con ‘La Fábula’ , no sin renunciar a la humedad propia del LP. Le sigue ‘Monstruo’, una interesante pieza en que convergen matices de dream-folk con una lírica que se embarca de lleno en bosques poblados de seres ficticios y en que las letras van en absoluto resguardo del relato sonoro.

Será en los minutos finales del disco cuando nos encontremos con ‘En Las Trincheras’, una canción que parece extraída del repertorio de chinchineros adustos y que lleva la experimentación un poco más allá. El broche de oro llega con ‘Rengo’ y ciertos toques de tentativa electrónica que se dejarán sentir intermitentemente durante su metraje.

Es necesario entender que el entramado conceptual compuesto en “Aves De Chile” es muy compacto, de ahí que herede su fortaleza. Sin embargo, esto último afecta la versatilidad lírica, que se verá anclada en las temáticas antes expuestas (naturaleza y niñez). Contraponiéndose a una aventura sónica en que no se mide en matiz al momento de enriquecer una canción, hará que sumergirse en el mundo de Niño Cohete resulte muy sencillo de la mano de un debut muy enfático y en base al cual -presumiblemente- se irá construyendo una carrera que promete regalarnos tremendas canciones de folk salvaje.



Artista: Niño Cohete
Disco: Aves de Chile
Año: 2013
Sello: La Tienda Nacional

Por Francisco Silva