jueves, 20 de junio de 2013

Reseñas: Kanye West - Yeezus (2013)

Con la música como el único elemento promocional del disco, Kanye West presenta su esperado retorno: “Yeezus”, el sexto álbum de su carrera. El lanzamiento que no incluye singles, videos - ni siquiera carátula- posicionó de buena manera una vez más al controvertido rapero.

“Yeezus”, sin embargo, no es ni suena a rap. Kanye West esta vez apuesta a un lado más oscuro y mucho más crudo que su predecesor “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” (2011). Con la producción de Rick Rubin y la colaboración de Daft Punk y Justin Vernon (Bon Iver), entre otros, Kanye West logró un sonido arriesgado pero efectivo, lo que hace de “Yeezus” un disco impecable de principio a fin.

Desde el inicio se puede escuchar, por ejemplo, la clara influencia de Daft Punk en canciones como ‘On Sight’ y la potente ‘Black Skinhead’. Y es que Kanye West despliega una vez más su personalidad y egocentrismo en un álbum que dará que hablar.

‘I Am A God’, tercer corte del disco, aparece como una de las canciones más oscuras y estresantes. ‘New Slaves’, en cambio, con su cruda y polémica letra –como la mayoría- se asoma como uno de los puntos altos. “Yeezus” podría sonar repetitivo a ratos con sus melodías y loops minimalistas, sin embargo, Kanye West se encarga de brindar a las canciones el elemento que las hace únicas.

“Bitch I’m back from my coma”, canta Kanye en ‘Hold My Liquor’, otro de los cortes más oscuros del álbum y tal vez el mejor. En esta canción se podría resumir el álbum, integrando todos los elementos antes escuchados.


Un abanico de sintetizadores y beats siguen en ‘I’m In It’ hasta llegar a ‘Bound 2’, que con una variedad de samples cierra de elegante manera este álbum.

“Yeezus” despliega una nueva cara de Kanye West -algo muy distinto al pomposo “My Beautiful Dark Twisted Fantasy”- con un house y un sonido oscuro y denso, convirtiéndolo en un trabajo sumamente superior.



Artista: Kanye West
Disco: Yeezus
Año: 2013
Sello: Def Jam

Por Matías Muñoz