lunes, 10 de junio de 2013

Neil Halstead: La música por sobre todo

Aniversario Sonik: Neil Halstead + Inverness en Chile
Sábado 8 de junio, Bar Loreto

El Bar Loreto es un escenario donde ver música en vivo se torna algo especial. La reducida capacidad del recinto, sumado a su inexplicable mística, hacen que todo tome un aire de intimidad donde, sin importar la nacionalidad del artista, todo simplemente fluye. Así -por hablar de números internacionales- sucedió el año pasado con Rain Machine, y así ocurrió también con la esperada presentación del británico Neil Halstead. Aunque no por eso todo fue perfecto.

El concierto que marcaba el debut del emblema del shoegazer noventero en Chile comenzó pasadas las 23:30, con un set de apertura a cargo de los nacionales Inverness. La banda encabezada por Rodrigo Jarque dio un show impecable, donde las exquisitas texturas de sus guitarras fueron las protagonistas. Aunque algo corto, lo del cuarteto sirvió para confirmar el buen momento por el que están atravesando, e incluso dio lugar al estreno de un par de canciones que formarán parte del soundtrack de la próxima película de Matías Bize.

Casi una hora después de que empezara la música en Loreto, un Halstead que antes se había estado paseando como uno más entre el público se subió al escenario acompañado sólo por su guitarra. En ese formato empezó con ‘Diggin Shelters’, para luego seguir en compañía de Rodrigo Jarque y Amelia Castillo (en teclados/guitarra y violín, respectivamente) con canciones como ‘Tied to You’, ‘Sandy’ y ‘Full Moon Rising’, todas pertenecientes a su último disco solista “Palindrome Hunches” (2012).

A la ecuación se le sumaba a ratos Ariel Acosta (Martín Pescador) en banjo y el resto de Inverness con sus respectivos instrumentos, para darle nuevas atmósferas a cada tema. Así llegaron los primeros guiños a Mojave 3 (‘Trying To Reach You’, ‘Return to Sender’), momentos memorables ampliamente celebrados por los fanáticos que llegaron.

Lamentablemente, gran parte del público no estaba dispuesto a conectar con el show y sólo se limitó a conversar como en cualquier otro bar. Por un lado, la actitud se entiende por tratarse del aniversario de una marca, pero lamentablemente se terminó por desaprovechar una linda oportunidad de dar forma a un show único, donde un músico de privilegiadas condiciones no sólo entregó todo de sí en lo técnico, sino también se mostró carismático y dispuesto a interactuar.

Otro punto bajo del evento fue el sonido, puesto que varias canciones se vieron interrumpidas por notorios acoples y otras, como la esperada ‘Elevenses’, simplemente tuvieron que ser paradas por los incómodos imprevistos en el audio.

Así y todo, Halstead siguió mostrando todos sus dotes con un carisma que nunca dejó de ser llamativo. ‘Spin The Bottle’, ‘In Love With A View’ y la perfecta ‘Hey Daydreamer’ fueron otros de los temas de un setlist que concluyó con una gran sorpresa: una intensa interpretación de la clásica ‘Alison’ de Slowdive. Era el broche perfecto, pero unos minutos después de retirarse de escena, el de Reading volvía a subir para –ahora sí- cerrar de la mejor manera con '40 Days' y una memorable versión de ‘Dagger’, ambas del emblemático disco “Souvlaki” (1993).

Sí, lo del sábado en Bar Loreto fue un concierto extraño, que tuvo algunos problemas técnicos y las cada vez más comunes conversaciones del público como protagonistas. Sin embargo, los que fueron y sí estaban interesados en la música se llevaron consigo la postal de un show único, que no sólo estuvo plagado de buena música, sino también de emociones, introspección, recuerdos e intimidad. Pese a todo, un concierto de esos dignos de enmarcar.

Revisa más fotos del evento en este enlace.

Por Ignacio Silva
Fotos por Gerardo Madrid