sábado, 22 de junio de 2013

Cultura Profética: Música inagotable

Cultura Profética en Chile
Viernes 21 de junio, Chimkowe

Cultura Profética tiene una relación especial con Chile; de eso no hay duda. Así quedó demostrado el año pasado cuando llenaron conciertos en regiones y Santiago, y así se confirmó la noche de ayer (21 de junio), con el primero de los dos shows que los puertorriqueños agendaron en el centro Chimkowe.

La nueva visita de la banda emblema del reggae hispanoparlante tenía como excusa ser un tributo al inagotable legado de Bob Marley, aunque a la larga ese aspecto terminaría siendo sólo una anécdota dentro de un show lleno de puntos altos. El primero de ellos fue la concurrencia: una hora antes del inicio, el recinto de Peñalolén se iba llenando mientras una extensa fila aguardaba afuera para entrar. Cuando la música estaba por comenzar, la cancha y las galerías ya estaban repletas, lo que generó una postal y un ambiente que el grupo agradecería en repetidas ocasiones.

Otro punto alto fue, sin dudas, la banda misma. Desde que comenzó el concierto con ‘Baja la tensión’, a eso de las 20:50 hrs, la decena de músicos mostró un nivel altísimo y lo mantuvo así por las cerca de dos horas que duró el show. Las románticas ‘La Complicidad’ y ‘Un Deseo’ le siguieron, tornando aún más especial la incipiente velada con sus letras románticas y suaves melodías.

Después vendría ‘Buffalo Soldier’, el primer guiño a Marley, en una versión calcada a la grabada en 1980 por el icónico artista jamaiquino que sirvió para mostrar las habilidades del baterista Boris Bilbraut al micrófono. ‘Talkin Blues’ continuó, dando otra muestra del tributo con el que la banda honra al referente que –según dijeron- fue el responsable de unirlos y darles un camino en la música.

A esas alturas ya se comenzaba a notar una diferencia entre este concierto y el brindado el año pasado en La Cúpula: en contraste al anterior, esta vez el carismático Willy Rodríguez se mostró menos “cercano” al público, entendiendo que los escenarios eran completamente distintos (La Cúpula es íntima por sí sola). Así, ahora no hubo extensos discursos entre canciones, sólo breves agradecimientos y unas cuantas palabras en apoyo a Manuel Lagos y la legalización de la marihuana.

Bajo esa lógica circularon casi sin interrupciones temas como ‘Inspiración’, ‘Para Estar’, ‘Amante Luz’, ‘Sube el Humo’, ‘Somos Muchos’ y la ya mostrada versión en clave dubstep de ‘De Antes’. Sin embargo, el momento donde el frontman demostró lo bien que puede llegar a ejercer su rol llegó con ‘Nadie se Atreve’, donde dejó su bajo de lado y se animó a bailar con la soltura propia de los boricuas, mientras rimaba la declaración de principios que es esa canción.

Otra sorpresa vendría inmediatamente después, cuando mientras el grupo tocaba ‘Burnin and Lootin’, el venezolano MC Klopedia salió a escena a improvisar unas líneas sobre la unidad de Latinoamérica. Aunque algo breve, la participación del referente de las Batallas de los Gallos fue todo un lujo dentro un concierto que no bajó nunca su intensidad.

Ya para el final vendrían ‘One Draw’ (Rita Marley), ‘Ilegal’ y un encore conformado por ‘Rimas pa Seducir’ y la ya clásica ‘Ritmo que pesa’, cerrando de buena forma una presentación donde bastó sólo con la música y el mensaje de una banda que sólo mejora.

Revisa más fotos del concierto en este enlace.

Por Ignacio Silva
Fotos por Amapola Huerta