lunes, 6 de mayo de 2013

Festival Santander Andes: La buena acción del día

Festival Santander Andes
Sábado 4 de mayo, Sitio Deportivo U. Andes

Cuando el reloj marcaba las 14:30 en punto y con un inclemente sol en las alturas, se dio el vamos a la primera versión del Festival Santander Andes, organizado por la Universidad Los Andes con la colaboración del Banco Santander, que busca reunir dinero para el fondo de becas para alumnos que quieren estudiar en la universidad.

Los encargados de abrir el evento fueron las bandas finalista del certamen universitario: Maní Con Miel, Estiro Somiers, Morgan, K&SER y Sons of No One. En media hora de presentación, se encargaron de calentar el ambiente entre los pocos asistentes que llegaban a la pista central.

La agrupación oriunda de la quinta región, K&SER, fueron los afortunados ganadores de este festival. El segundo lugar lo obtuvo la banda Maní con Miel.

El grupo liderado por Andrés Nüsser, Astro, fueron los primeros en abrir el line-up principal. ‘Druida de las Nubes’ y ‘Colombo’ desataron la efervescencia de unas 300 personas aproximadamente (a ojo de quién escribe).


La banda se vio cómoda en el escenario, más aun con la recepción del público y con los gritos de las mujeres, que no dudaron en exclamar su amor eterno hacia los chicos. ‘Panda’ y ‘Le Golden Ballon’ continuaron con la fiesta. Con una tripleta de miedo conformada por ‘Maestro Distorsión’, ‘Coco’ y ‘Ciervos’, Astro finalizó su show en medio de la ovación de los espectadores, dando paso a otro de los más esperados del festival: Gepe.

Cuando el calor de San Carlos de Apoquindo estaba en su punto más alto y sin puntos para beber agua sin la necesidad de gastar dinero, el san miguelino salió a escena para desatar todo su sonido electropopandino. ‘La Bajada’, ‘Con Un Solo Zapato No Se Puede Caminar’ y ‘Celosía’ hicieron estallar la pista central. ‘Fruta y Té’ y ‘Bailar Bien, Bailar Mal’ le pusieron freno al baile para dar paso al momento meloso de la jornada. Su participación finalizó con ‘Bomba Chaya’ y ‘En la Naturaleza’, dejando al público más que prendido.

Cuando eran las 18:00 horas, el atardecer comenzaba a transformarse en una bella postal de fondo para la llegada de Manuel García, uno de los platos fuertes del festival.


El ariqueño repasó sus cuatro discos de estudio, deleitando a los asistentes con clásicos como ‘Alfil’, ‘Témpera’ y ‘La Danza de las Libélulas’. Con una puesta en escena de primer nivel y acompañado por algunos integrantes de su ex banda madre Mecánica Popular -entre ellos Diego Álvarez- García aprovechó además de hacer un llamado de atención a la juventud, al enfatizar que “terminemos de separarnos entre flaites y cuicos, porque todos somos un mismo Chile”. Capeando el frío, Manuel se despachó ‘La Gran Capital’ y ‘Reloj’, dando un espectáculo redondo y que dejó satisfecho a los asistentes.

Luego de la trova del Comandante del Folk, la fiesta volvería al Campus Central de la Universidad de Los Andes de la mano del ex Congreso, Joe Vasconcellos. El ascendiente de brasileños fue una verdadera máquina de éxitos, hit tras hit. Con la sensual armónica de ‘Solo por Esta Noche’ dio inicio a la velada, para seguir con la obra maestra de Víctor Acosta, ‘La Joya del Pacífico’. ‘Sed de Gol’, ‘La Funa’ y ‘Preemergencia’ prendieron a fuego entre el público al ritmo de las percusiones.

Vasconcellos se movió con fluidez entre sus discos que marcaron su mejor época, “Toque” (1995) y “Transformación” (1997), además de repasar parte de la banda sonora que compuso para la película “Taxi para Tres” (2001).

‘Huellas’, ‘Mujer Traicionera’ y una sólida ‘Hijo del Sol Luminoso’ terminaron por darle un broche de oro a la mejor presentación del festival, con un Joe que mantiene su voz intacta y con una gran banda de soporte, que con gran habilidad hacen sonar las canciones en vivo, tal como sus versiones de estudio.


Tras siete horas de música ininterrumpida, Los Tres, comandados por Álvaro Henríquez, tuvieron la misión de cerrar la jornada. ‘Sudapara’, ‘Hojas de Té’, ‘Tírate’ y ‘Amor Violento’ hicieron cantar a todo pulmón a los asistentes. Sin embargo, el micrófono de Henríquez no pudo ponerse a tono con la fuerza de Parra, Lindl y Ramírez. A pesar de no editar material fresco desde el 2010, supieron echarse al bolsillo al público a punta de clásicos.

Haciendo la raya para la suma, el altruista Festival Santander Andes es una buena señal de que la juventud está haciendo algo para sus pares. Eso sí, tal vez el público asistente al espectáculo no tuvo tanta “cultura de recital”, ya que en muchos momentos, cuando se presentaron los cinco artistas que desfilaron por el escenario, solo se dedicaban a conversar y chatear por sus smartphone, lo que molestó a más de alguno. Aun así se disfrutó de un buen festival que dio vitrina a lo más calado de la música nacional.


Por Bayron Ríos
Fotos por María Paz Arias